Páginas vistas en total

martes, 7 de julio de 2015

El olor de Mis Veranos.

No sé si quiero escribir o no, pero a ello me pongo porq necesito hacerlo; es una manera de echar fuera fantasmas, pesos y pesares. Lo bueno, y mucho hay, lo ato a mi cintura a modo de nudo marinero.
Voy,  vengo, y no me detengo; salgo y entro de forma descontrolada, hago, deshago y rehago, coso y descoso cicatrices q bordo con tus iniciales. Nado mar adentro, siento miedo y regreso a la orilla de los principios. Camino, ando, y vuelvo sobre mis huellas. Huyo de momentos sin quehaceres. No quiero pensar, no me lo puedo permitir.

De repente, me doy cuenta q el tiempo sabe y huele a verano. Desde hace unos días, el olor y el sabor q me rodean siempre son los mismos, y es cuando me doy cuenta  q de ahora en adelante,  éste será el olor y el sabor  q me acompañen en los veranos por vivir.

Mezclando olores y sabores, es innecesario analizar de dónde provienen y  dónde van. Todo es conocido y por supuesto, sabido.

Y es aquí cuando empieza la mezcla: Los roibos, los desayunos, los paseos, nuestras huellas en la arena, las noches,  los amaneceres de besos enroscados, tu piel blanca, casi transparente, tu Cocó de Chanel, tus sábanas, las mías. La fiesta mexicana;  la otra q hiciste en tu casa, 40 éramos, el olor a mistol ,  a los trapos empapados de agua mientras secaba. Los ratos sentadas en el Elogio. Los calamares fritos, las mollejas y los macarrones. Las siestas, las cenas. Nosotras, empapadas en sudor, mi respiración en tu nuca, la tuya en la mía. Juntas las pieles, terciopelo la tuya. Nuestras manos juguetonas y mojadas, las caricias. Tu saliva, tb la mía. Bocas con hambre, suspiros y gemídos. La explosión del amor, los fuertes latidos del corazón , la felicidad y el sueño. Mi brazo sobre tu cintura, y tú,  besando mi mano.

El tiempo pasa y los amores enmudecen, pero siempre me quedarán los olores y sabores a los q nunca renunciaré.

EL OLOR DE MIS VERANOS, eres tú.







No hay comentarios:

Publicar un comentario