Páginas vistas en total

martes, 7 de julio de 2015

El olor de Mis Veranos.

No sé si quiero escribir o no, pero a ello me pongo porq necesito hacerlo; es una manera de echar fuera fantasmas, pesos y pesares. Lo bueno, y mucho hay, lo ato a mi cintura a modo de nudo marinero.
Voy,  vengo, y no me detengo; salgo y entro de forma descontrolada, hago, deshago y rehago, coso y descoso cicatrices q bordo con tus iniciales. Nado mar adentro, siento miedo y regreso a la orilla de los principios. Camino, ando, y vuelvo sobre mis huellas. Huyo de momentos sin quehaceres. No quiero pensar, no me lo puedo permitir.

De repente, me doy cuenta q el tiempo sabe y huele a verano. Desde hace unos días, el olor y el sabor q me rodean siempre son los mismos, y es cuando me doy cuenta  q de ahora en adelante,  éste será el olor y el sabor  q me acompañen en los veranos por vivir.

Mezclando olores y sabores, es innecesario analizar de dónde provienen y  dónde van. Todo es conocido y por supuesto, sabido.

Y es aquí cuando empieza la mezcla: Los roibos, los desayunos, los paseos, nuestras huellas en la arena, las noches,  los amaneceres de besos enroscados, tu piel blanca, casi transparente, tu Cocó de Chanel, tus sábanas, las mías. La fiesta mexicana;  la otra q hiciste en tu casa, 40 éramos, el olor a mistol ,  a los trapos empapados de agua mientras secaba. Los ratos sentadas en el Elogio. Los calamares fritos, las mollejas y los macarrones. Las siestas, las cenas. Nosotras, empapadas en sudor, mi respiración en tu nuca, la tuya en la mía. Juntas las pieles, terciopelo la tuya. Nuestras manos juguetonas y mojadas, las caricias. Tu saliva, tb la mía. Bocas con hambre, suspiros y gemídos. La explosión del amor, los fuertes latidos del corazón , la felicidad y el sueño. Mi brazo sobre tu cintura, y tú,  besando mi mano.

El tiempo pasa y los amores enmudecen, pero siempre me quedarán los olores y sabores a los q nunca renunciaré.

EL OLOR DE MIS VERANOS, eres tú.







miércoles, 6 de mayo de 2015

A tí

Tiras de mí .

Creo q lo asumí el día q me dí cuenta de q mi boca no buscaba labios desconocidos, con sabor a humo mezclado con merengue.
Lo supe en el momento en q sentí q mi mirada estaba perfectamente dotada para encontrarme con la tuya, siempre huidiza y misteriosa.
Fuí consciente de ello, cuando rechacé autopistas de experiencias y carreteras secundarias, para llegar hasta  ella, esa mirada ...
En el diccionario de la vida q cada un@ escribe con el paso de los años, en las páginas dedicadas al corazón, AMOR Y QUERER no podían tener la misma acepción, pero asumí q  estaría sujeta a interpretaciones.

Llegó el día en q amarte, fueses quien fueses, o siendo quien eras, iba a ser tan fácil como complicado. El amor contigo sería paciente, incluso bondadoso; siempre a camara lenta, despacio. Ese amor q todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta. Estuve segura desde el día q lo asumí; desde q supe q querías y quien eras.

El amor es tener la sensación de q podría pasarme así la vida entera; sufriendo a ratos largos y otros volando sobre el mar; el mar de tantas parejas q se ahogan en la saliva de sus propios besos Ahora ya no es lo q fué, lo sé, pero estoy convencida de q no estoy sin tí.  Te siento cerca, estamos cerca.

Y aunq much@s no lo crean y me vean con el destino maltrecho, y las líneas de la palma destrozadas, quemadas por aferrarse a un presunto clavo ardiendo, me considero una persona con suerte,
Cuant@s buscan en una mirada  una canción, un gesto de complicidad, un código secreto, un beso en la mejilla y un abarzo después ...

Sumo y sigo impacientemente paciente.



El ansia por expresarme me empuja a escribir .

Cierro los ojos y me veo al otro lado del mundo. No sé dónde me encuentro, o sí, en un lugar y en unas circunstancias desconocidas por mí.
Abro mi mochila vital, con el fin de encontrar alguna pista, algún mapa q me sirva de orientación. Lo q encuentro, no me ayuda en la búsqueda, pero me reconforta. No hay restos de rencores, ni de frustraciones ;  los dolores han desaparecido al ritmo de los olvidos. Los recuerdos, ya ocupan otro lugar. Son cálidos y me dan calor cuando tengo frío. Me mecen al son de ordenadas melodías. Estoy tranquila, mi pasado sigue estando muy presente, fundamentalmente, porq alguien sin pasado no tiene vida y yo, no renuncio a la mía: Una vida sin piedras en la mochila.

Quiero ubicarme en este mi día a día. Ignoro como podría definirlo, pero sí sé cómo afrontarlo y cómo vivirlo. Lo único q se me resiste es la capacidad para dosificarte, eso consigue q me sumerja en un laberinto; laberinto del q conozco muy bien la salida, pero dónde siempre me topo con un STOP, q me impide salir. Lo malo o lo bueno de todo ello, es q al menos, me atrevo a confesar, q ese STOP, lo pinté yo con los colores de mi amor, y mientras éste perviva, seguiré esperando con la perseverancia q ya conoces.

Lo sé ... Q mala soy dosificándote !!!



jueves, 9 de abril de 2015

Uno menos

Estoy contenta. Hoy, una vez mas, me puse a prueba y la pasé con nota.

Dormí bien, me desperté mejor y un taxi me llevó al Jospi. Uno de los tornillos q adornan mi brazo de diseño, tenía prisa en salir, y chic@, cuando un@ quiere libertad, lo mejor es abrir su encierro y dejarle volar.
No soy nerviosa, vivo a camara lenta y me va bien así. Todo aquello q podía producirme ciertos malestares o prejuicios, quedó en el Km. 13.5 de la autopista del Huerna un 2 de Noviembre, como no, Noviembre, a las tres en punto de la tarde.  Y hoy, después de pasar por tantos, no iba yo a ponerme nerviosa por entrar una vez mas al quirófano, y mucho menos por culpa de un  mísero y ruin tornillo.

No me gusta la anestesia. Y no me gusta por varias razones o sinrazones, vaya Ud. a saber. Por   tod@s es sabido q como opiáceo,está muy bien, o mal según  se mire, pero q te transporta a un estado de bienestar q  muchos quisieran para el resto de su vida, pero de momento, no es mi caso. 
Lo q mas me preocupa de la anestesia, es la palabra en sí y lo q ésta sugiere. 
Sé q no es posible, sin embargo, una de mis fantasías es pensar q por su causa, pueda perder todos los recuerdos de mi vida, los buenos, los malos y los mediopensionistas. Q a esta menda, todo en la vida le costó mucho esfuezo, penas y lágrimas q,  pasado el tiempo, la vida, considero muy bien empleados y q volvería a repetir.
Si gracias a esas vivencias, yo alcancé mi libertad, cómo voy a negarsela a un pobre tornillo q, muy a su pesar, llevaba 12 años conviviendo conmigo, y por lo q parece estaba hasta la peineta de este matrimonio al q inocentemete accedió ?
Resumiendo, hoy mi tornillo y yo firmamos el divorcio de mutuo acuerdo. No quiero a mi lado  a quien no me quiere libre y voluntariamente. Tp a quienes se creen en la obligación de seguir a mi lado por la razón q sea.

Lo peliagudo es q , si una ya andaba escasa o a falta de algún tornillo,  quien la va a querer ahora con uno menos ???  Dangerous !!!

Bueno, ya lo pensaré mañana...

Ay, ya salió la Scarlet q llevo dentro ...



domingo, 5 de abril de 2015

Momentos

A veces, me pregunto si es bueno o malo, si reconforta o te hunde.

 Pasar tiempo vacío, tiempo para pensar y meditar, tiempo q no corre, q parece q se detiene y los días se hacen largos,  interminables.

Se tiene todo el tiempo del mundo: Para tus recuerdos, buenos o malos, tus reflexiones, repaso de episodios q ni tan siquiera consideras recuerdos;  tus pensamientos mas escondidos florecen, y mientras te dejas mecer por ellos, llega el aluvión de contradicciones. Y es cuando quiero llegar  a la conclusión de q nada es inútil, nada está vacío. Todo lleva a alguna parte y todo sirve para algo.
Percibes cosas y sentimientos q te habían pasado desapercibidos, como cuando una situación ajena, por ello, por ajena, la sientes lejana y no consigues empatizar con ella,
Todo esto te refuerza y ayuda a seguir luchando, a seguir avanzando inexorablemente en el camino de tu vida, o al menos, eso quieres creer.
Descubres personas, sentimientos, y valoras cosas q hasta ese momento, habían pasado casi de largo, rozando tu piel sin apenas dejar huella, o muy al contrario,  y sin saberlo, q dejaron huellas q comienzan a aflorar con toda su fuerza. Aprecias lo q en otro momento de tu vida, era inapreciable y por ello carecía de valor alguno.

Tb revuelves en el pasado mas inmediato, por lo general, aquel q te hizo sentir mas feliz, y q por mucho q intentes desterrarlo, sigue ahí, anclado en tus vísceras. Tratas de huir de él, intentas correr, pero las piedras del sendero , se clavan una a una, y es entonces cuando huyes de verdad y retomas el camino de vuelta q te conduce al mismo punto de partida.

Y es cuando llega el momento de preguntarse, si realmente  merece o no la pena, tener momentos, días y semanas, de un grandioso encuentro contigo mism@ o por el contrario, dejar q el abismo de la vida te zarandee a su antojo.

Hoy es el día en q opto por ésto último.

Demasiadas decisiones las q tomé en mi vida, estoy cansada ...



domingo, 29 de marzo de 2015

Las piedras

Cuanto tiempo sin escribir en este blog, miro la última entrada y la fecha me produce escalofríos.

En fin, como decíamos ayer ...

Llego a casa, tengo sueño, y ganas de hacer una siesta; pero no, q luego me cuesta dormir por la noche. Además, una buena siesta, necesita unos brazos q te abracen y unos labios q te besen, y no, hoy no es el día. Ni hoy, ni ayer, ni mañana, ni ...ya no hay brazos, ya no hay labios; si intenciones reprimidas, por lo tanto, no hay siesta q valga por mucho q la deseemos-

Fuimos a una playa a recoger piedras para adornar una preciosa terraza. Piedras blancas y redondas, o redondinas mejor,  y de tamaño intermedio.  Después de una larga caminata al borde del mar, y una bajada pelín compli, pisamos la arena y las piedras. Me agaché a coger la primera, uff, pesaba mucho, tanto como tu nombre pesa en mí. Cogí la primera y TÚ, otra mas y TÚ, la tercera y TÚ. Allí te sentía, entre piedra y piedra,  las olas te empujaban hacia mí, pero el viento te arrastraba, puede q a ninguna parte, pero te alejabas empujada por la marea de culpas q como el mar, suben y bajan.

Ya en Gijón, comí por Poniente, eché una parrafada en la preciosa terraza y regresé a casa. Volví por ese camino q nos echa de menos, ese paseo q no es mas nuestro porq ya no lo frecuentamos, pero q debería llevar nuestro nombre y una fecha escrita  en la arena, en esa arena en la q quise pintar nuestra bandera, una bandera de amor en acuarela.

Ví un puesto de helados y me apeteció un Magnum, me acerqué, pero era de La Ibense y allí no hay Magnum. Proseguí con el ansia de encontrar uno de Nestlé, bieen, ahí está, me acerqué y pedí el ansiado Magnum. Ya no tenemos Magnum, me dijo la vendedora.

Joder, vaya día, ni brazos, ni labios, ni ..un puto Magnum.
No me queda mas q entregarme al abandono, dejarme arrastrar por el viento, o entrar en el mar y q una ola me lleve a ese paraiso dónde, parece ser, alguien nos espera.
Lo pienso mejor y reniego de lo ideado, no pienso permitir q mis sueños e ilusiones se deshagan, entre otras cosas, porq pesan infinitamente mas q las piedras,  y lo vivido por mucho q pese, ni lo envuelvo en  quimeras, ni lo relego al olvido.

Todo estaba por pasar, recuerdas ?, fué en primavera, salimos a pasear, como si nada ocurriera. Luego fué un beso furtivo, pensé q estabas alerta. Acogiste al fugitivo, en tu boca entreabierta ...

Debería cambiarme el nombre, quizá sea mas oportuno llamarme Esperanza ...

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Sólo sé, q no sé nada.

Por primera vez en mi vida, siento q el pudor se apodera de mí y no soy capaz de expresar todo aquello q siento, q mis palabras deben de quedar alejadas de la realidad q vivo, . Podría decir tantas ... escribir y describir sensaciones maravillosas, sueños por cumplir, inquietudes emocionales, sentimientos desbordados; una cadena de palabras q no tendría fin.
Comprendo q la situación no es la mejor, comprendo q al tiempo, tiempo hay q darle, comprendo q la angustia pueda apoderarse de un@; pero tb necesito q me comprendan a mí; q vago por caminos pedregosos, q siempre q hay una ida, irremediablemente, hay una vuelta, y q mis piés empiezan a crear ampollas.
Todo lo comprendo, todo, mas q nada, porq una ya tuvo q vivir situaciones iguales o incluso mas desasosegantes; vivencias q se presentaron, siempre de repente, y a las q me enfrenté con mucho miedo, incluso dolor, y en tiempos infinitamente mas difíciles q los actuales, pero el miedo nunca me paralizó.
Quizá por todo ello, hay algo q no comprendo, y es q , al fin, tras las palabras de sentimientos sinceros, tras la conversación mantenida y húmeda de lágrimas, alguien quiera esconderse de su realidad, no buscada, pero encontrada en un tierno paseo un día de abril.

En fin, hoy no estoy muy lúcida, de ahí q solo  sé,  q no sé nada.